TransformaciónTodo proceso de transformación implica salir de la zona de confort, por lo tanto, causa molestia y, al mismo tiempo, genera muchas dudas que reflotan los temores latentes (reducción de horas laborales y, por lo tanto, baja en las remuneraciones, disminución de beneficios, pérdida del trabajo),  de los colaboradores ante una situación de cambio.

En este escenario, ¿qué debe hacer la empresa para gestionar correctamente este cambio? Lo primero, es entregar información clara y oportuna para disminuir la inseguridad y ansiedad de las personas. Esto contribuye también a bajar el nivel de rumores y chismes, los cuales sólo dañan el proceso de comunicación en la organización.

No debemos olvidar que, junto a la relevancia de mantener la comunicación con los colaboradores, un papel fundamental es el rol de  los líderes en todo este proceso. Ellos son los encargados de generar y mantener un buen ambiente laboral  junto con canalizar la información de las primeras líneas, con el objetivo de transmitir tranquilidad y, especialmente, escuchar qué es lo que las personas tienen que decir al respecto.

Incentivar la conversación y permitir que los colaboradores manifiesten abiertamente sus sentimientos y preocupaciones, facilitará el proceso de cambio. Ya sea en conversaciones cara a cara con los líderes o a través de canales que permitan la interacción entre los distintos niveles de la organización.

“Todo cambio afecta a las personas, pero podemos convertirlo en una oportunidad, propiciando una comunicación fluida basada en una estrategia de comunicación interna.”

¿Qué hacer cuando la empresa no cuente con mayor información para transmitir?

En estos casos recomendamos igualmente mantener instancias de escucha con los colaboradores, lo que además generará empatía y engagement hacia la empresa.

Está claro que todo cambio impresiona e impacta a las personas, lo que puede traducirse en algo negativo y afectar el desempeño profesional. Por ello, debemos tomarlo y convertirlo en una oportunidad y propiciar una comunicación fluida basada en una estrategia de comunicación interna.

Al final, el plan de acción comunicacional que adopte la organización y comuniquen sus líderes será relevante durante el proceso. De ello, dependerá  cómo afecte el cambio en la moral interna.