Durante cualquier proceso de cambio que se genere dentro de una empresa u organización, es totalmente normal que los colaboradores comiencen a experimentar diversos sentimientos como miedo, incertidumbre, ansiedad y angustia, por nombrar sólo algunos.